jueves

MIS CANTABLES FAVORITOS II

CANCIONES CLASICAS ESPAÑOLAS
 
"DEL CABELLO MAS SUTIL"
 



Del cabello más sutil
que tienes en tu trenzado
he de hacer una cadena
para traerte a mi lado.

Una alcarraza en tu casa,
chiquilla, quisiera ser,
para besarte en la boca,
cuando fueras a beber.

Del cabello más sutil
que tienes en tu trenzado
he de hacer una cadena
para traerte a mi lado.

Una alcarraza en tu casa,
chiquilla, quisiera ser,
para besarte en la boca,
cuando fueras a beber.



 
 
 
DOÑA FRANCISQUITA
 
"DUO DE AURORA Y FERNANDO"
 
Aurora:
¡Escúchame!
Fernando:
No puedo escucharte; calla, déjame.
Aurora:
¡Ah! Escucha, Fernando:
no vayas con ella,
que si me abandonas
¡que va a ser de mí!
Fernando:
¡No me grites así!
Aurora:
Lo que he de decirte se dice muy bajo; lo siento en el fondo de mi corazón.
Fernando:
¡Gentil canción!
Aurora:
Bien sabes tú que tengo el alma por tu querer atormentada.
Fernando:
No te reirás de que lo dude.
Aurora:
¡Lo juro yo por estas cruces!
Fernando:
Por ti, mujer, no he de sufrir, ni he de volver a padecer por tu querer.
No se fingir; no puede ser.
Aurora:
No se si tú me quieres.
Fernando:
¡Bah!
Aurora:
Tampoco se si tú me olvidas.
Fernando:
¿Yo?
Aurora:
Lo que yo se es que vivo cuando tú me miras; y en cambio muero si tú no quieres verme. ¡Ah!
¡Con lo que yo te quiero!
Fernando:
¡Bien sabes tú que te quería
con el afán de hacerte mía!
Aurora:
Fernando, ven, que todavía seré tu amor y tu alegría.
¡Si estoy leyendo en tus ojos que tu vereda es la mía!
Fernando:
No puede ser.
Aquel amor mío murió
y siento el ansia de otro querer.
Aurora:
¡No!
Escucha, mi bien;
tú no debes tratar a tu nena
¡mi vida!, con ese desdén.
No digas que no; tú no puedes querer a ninguna
¡mi vida! Queriéndote yo.
Te quiero besar...
Y mis ojos, temblando en los tuyos,
¡mi vida! Se quieren mirar.
Fernando:
No sigas, Aurora.
¡te acuerdas ahora de hacerme dichoso!
Aurora:
¡Ven, celoso!
Fernando:
¡No lo creas!
Aurora:
Pues, entonces, ¿por qué me aperreas?
Fernando:
Me gustas, mujer,
cuando pliegas los labios y dices,
¡mi vida! Fingiendo un querer.
¡Que hermosa que estás!
Ya comprendo por qué a tantos hombres,
¡mi vida! Los llevas detrás.
Cuando tantos sedientos
por ti beben los vientos,
no se diga que estás
penando por otro,
que es uno más.
Aurora:
Te quieres burlar, mal hombre, de mí.
Te juro que sí, te vas a acordar.
Porque a la Aurora Beltrán
no la puede morder ningún alacrán.
Fernando:
Me dices a mí que es burla el desdén.
Tú sabes muy bien de quien lo aprendí.
Y de Fernando Soler
no se puede reír ninguna mujer.
Aurora:
¡Te tendrás que acordar!
Fernando:
No te enfades mujer.
Deja el tiempo correr.
Aurora:
¡Pues de esa mujer te vas a acordar!
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada