miércoles

EL ULTIMO ROMANTICO


Zarzuela de costumbres en dos actos, divididos en cuatro cuadros. Texto original de JOSÉ TELLAECHE. Música de SOUTULLO y VERT.
Estrenada el 9 de marzo de 1928 en el Teatro Apolo de Madrid.
La obra gustó extraordinariamente, repitiéndose casi todos los números, tres veces la romanza “Bella enamorada” y cuatro veces la mazurca “Hoy no te he visto en el habanero”. A lo largo de los 80 años transcurridos sigue siendo zarzuela apreciada, sobre todo por las dos romanzas de tenor, la de mezzosoprano y el pasacalle de las mantillas, piezas estas que han llegado a tener vida propia a través de recitales y galas de las primeras figuras de nuestro género.
Juan Arnau nos cuenta el desarrollo musical: “Garboso, ágil y fino el preludio; bien recortado el cuadro costumbrista, descarado el aire chulesco de la canción de Encarnación; de perfil romántico el coloquio de las damas y los pollos; bravío el tiempo de jota que se deshace en lirismo evanescente de la serenata de Enrique, con una melodía bellísima; amplia la frase cantábile en el dúo, donde la pasión es lírico efluvio; de buen gusto el número cómico de Tomás, Ceferino y coro (con reminiscencias de Guerrero); majeza, carácter y casticismo que huele a España en el pasacalle de la mantilla que va a los toros y al sermón; resabios del mejor género chico en la escena de los murguistas; chulángana, apretada y garbosa la mazurca, contagiosa la frase de la romanza de Enrique (muy de opereta en boga en la época) y alegre, ingenuamente frívolo el número de Encarnación, Tomás, Ceferino y coro, la partitura de EL ULTIMO ROMANTICO representa el equilibrio entre la elegancia melódica y lo fácilmente popular.
Zarzuela de costumbres, desarrollándose el primer acto en el año 1872. Al levantarse el telón, aparecen Menéndez y doña Pepita, sentados a la puerta del café, Rosita, Ramón y un joven. Un camarero entra y sale del establecimiento. Se discute de política, dando cada uno su opinión sobre la situación del país. Doña Pepita en conversación con Menéndez, habla de su señora, la Condesa de Téllez Girón, casada en contra de su voluntad, y que aún sigue amando a su primer novio, Enrique de Gorbea. Al marcharse doña Pepita, Tomás, uno de los empleados del café, habla a Ceferino de sus amores imposibles con la Encarnación, toda vez que la moza está enamorada de Enrique. En ese preciso momento entra en el establecimiento el mentado Enrique con unos amigos, a los que habla con entusiasmo de Encarnación, modistilla madrileña, que le ha prometido ir al café con unas amigas. Encarnación llega sola, y los amigos de Enrique se las arreglan para que todos, menos el propio Enrique y Pepe, acompañen a Encarnación en busca de sus amigas. Al quedarse solos, Enrique le confiesa a Pepe, que no está enamorado de Encarnación y que desde que conoció a Aurora, le permanece fiel, aunque se encuentre casada, con la que se suele encontrar en teatros y paseos, e incluso en el propio café, recibe cartas anónimas de amor, que sabe son de ella. En la siguiente escena y con el propósito de poner en conocimiento de Enrique las luchas políticas, que pueden ser perjudiciales para él, Aurora le deja una carta en el café, citándole para el día siguiente. Enrique tras leer la carta, oye unos disparos lejanos. Llega Tomás y le cuenta que han atentado contra el coche del Rey, aunque sin graves consecuencias. En esos momentos llegan dos agentes de policía que se dirigen a Enrique para prenderle. Aunque Aurora, que momentos antes ha llegado al lugar, se acerca a los agentes y en su calidad de Condesa de Téllez Girón, les suplica que suelten a Enrique dejándole de su cuenta. Al día siguiente cuando Enrique acude a la cita, Aurora le pide que huya y que contará con su colaboración para conseguirlo, y sin darle tiempo a la replica Aurora desaparece. Al oír una gran algarabía, Enrique se oculta, son las gentes del pueblo, que llegan a presenciar el desfile de la nobleza. Poco a poco van llegando las señoras aristócratas, ataviadas con la clásica mantilla española y al frente de ellas Aurora. Una agente de policía, detiene a Tomás al confundirle con Enrique, que sale vestido de lacayo y Encarnación le vuelve a insistir en que huya.
El segundo acto de desarrolla unos años después, en 1887, Encarnación se ha casado con Tomás y está empleada en un café, en donde se menciona con frecuencia a Enrique, huido hace tiempo a París. Con sorpresa, Encarnación al acercarse a un parroquiano que acaba de entrar, observa que se trata de Enrique, quién le confiesa que ha venido únicamente, al enterarse de la muerte del marido de Aurora y quiere verla sin pérdida de tiempo. Encarnación le dice que puede encontrarla esa misma noche en el baile de Carnaval en el Teatro Real, y para no levantar sospechas es acompañado por Encarnación. Al llegar al Teatro, entre la muchedumbre no encuentran a Aurora, y Encarnación acude en solitario a la búsqueda de Aurora. Al encontrase por fin los dos, Enrique la confiesa que viene a llevársela a vivir a París con él. Por temor a ser descubiertos se despide y le cita para el día siguiente. Al regresar con sus amistades, la Condesa es molestada por Gonzalo, que es un muchacho que la asedia desde que enviudó. Gorbea al presenciar la escena, se acerca y se enfrenta con Gonzalo, quien airado le pregunta su nombre y Enrique se descubre ante el asombro de todos los presentes. Alguno de los invitados llama a la policía, pero entre varios amigos de Aurora, consiguen apaciguar la situación y Aurora huye con Enrique a París.
Acto I: 1. Introducción y escena “¿Qué dicen los periódicos, amigo Don Abilio? 2. Romanza de Encarna “La Encarna soy yo y me llamo”. 3. Dúo de coros “Señorita, señorita”. 4. Jota “Anda ve y dile a tu madre” y romanza de Enrique “Bella enamorada”. 5. Dúo de Aurora y Enrique “Yo dudaba Aurora mía”. 6. Dúo cómico de Tomás y Ceferino “Hoy vuelvo yo a nacer….Darle al pedal tiene que ser un gran placer”. 7. Pasacalle de las mantillas “Lucimos hoy todas las mujeres….Voy con mi mantilla a los toros”.
Acto II: 8. Introducción y escena “Basta ya de murga”. 9. Dúo de Encarna y Enrique “Era la Encarnación”. 10. Mazurca “Hoy no te he visto en el Habanero”. 11. Interludio en tiempo de mazurca 12. Bailable en tiempo de pavana. 13. Romanza de Enrique “¡Sueño de amor. Que eres mi tormento!” 14. Can-can “Moda es hoy bailar pasos de can-can”.
Personajes
Aurora: Condesa de Téllez-Girón, casada pero enamorada de Enrique. Soprano.
Encarnación: Modista enamorada de Enrique que casa con Tomás. Mezzosoprano.
Enrique: Conspirador, enamorado de Aurora. Tenor.
Tomás: Camarero enamorado de Encarnación. Tenor cómico.

PASODOBLE DE LAS MANTILLAS



LA ENCARNA YO SOY/MONICA MARIANI



BELLA ENAMORADA/PLACIDO DOMINGO



BELLA ENAMORADA/ALFREDO KRAUS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada